Amenazas patronales mermaron asistencia en protestas de maestros carabobeños

 
 
Carabobo, Sulay García Fe y Alegría Noticias | Escasa presencia tuvieron este martes las protestas de los maestros en la plaza Bolívar de Naguanagua, el centro comercial Bejuma Ranch en Bejuma, el mercado de Mayoristas de Tocuyito en Libertador, la Escuela Doroteo Centeno de Puerto Cabello y el puente Santa Rosa de Valencia.

Estaba previsto que al menos 4 mil docentes participarían en las manifestaciones simultáneas programadas a partir de las 9:00 de la mañana en 10 de los 14 municipios del estado, pero esta asistencia se redujo a 50 por ciento debido a la falta de dinero para la movilización y por amenazas patronales, informó Luis Guillermo Padrón, presidente de la Federación Venezolana de Maestros en la región.

Este martes era el segundo día de una jornada de protestas de 3 días iniciada el lunes 28 de mayo con miras a la activación de un pliego conflictivo que puede culminar con la paralización indefinida de las actividades escolares, si el ejecutivo regional carabobeño no reinicia las negociaciones de la contratación colectiva regional, cuya firma tiene un año y 5 meses de retardo.

En exclusiva para Radio Fe y Alegría Noticias, Padrón sostuvo “que es una tramoya legal del gobierno” argumentar el vencimiento de las directivas sindicales para paralizar las negociaciones que se habían adelantado en el pliego conciliatorio previo al conflictivo.

Denunció el dirigente sindical que la Dirección Regional de Educación aún no ha terminado de cumplir con la homologación a la primera convención colectiva nacional, menos aún con la segunda recién firmada por el presidente Nicolás Maduro.

Un educador regional gana 500 mil bolívares mensuales y tanto su salario como el pago de cualquier deuda pendiente se cancelan con base en la tabla del año 2016, “en medio de una hiperinflación de 13 mil por ciento”, criticó.

Este miércoles a las 9 de la mañana en la avenida Cedeño de Valencia, se completan los 3 días de protestas exigidos para la activación del pliego conflictivo, así como la firma de los educadores que lo abalan para introducirlo ante el Ministerio del Trabajo, indicó padrón.