San Juan de los Morros

Guárico

Carabobo

Apure




Actualmente en las calles de la ciudad se dice que un producto cuesta Bs.20 cuando en realidad vale Bs.20.000, por solo citar un ejemplo de la simplificación del lenguaje ante la hiperinflación

El uso común en las calles es quitar los tres últimos dígitos al referirse a los precios, así lo confirma Oscar Torrealba, economista de Cedice, quien asegura que esta modalidad responde a razones prácticas. Si un producto cuesta 20.000 el comerciante o comprador dicen que vale 20, si la cuota de un servicio se ubica en 300 mil, es común escuchar que asciende a 300.

"Desde el pasaje en autobús, un caramelo, cualquier producto, excepto el pasaje del Metro superaron la escala de Bs.1000, por lo tanto en el comercio sobre todo informal se ha recurrido a esta práctica para simplificar lenguaje. Si bien es cierto que esta fórmula evidencia la pérdida del poder adquisitivo, no refleja de forma correcta la situación. Si algo cuesta Bs. 3.000.000 no son Bs. 3000 aunque cueste creerlo" señala el analista consultado.

Los caraqueños al parecer no terminan de acostumbrarse a los altos precios y a su cambio constante "los precios varían de forma diaria, mientras que el salario no varía en igual proporción, por esta razón el venezolano no se acostumbra psicológicamente a que los precios estén más caros, no lo termina de creer".

Torrealba estima que esta simplificación genera confusión. Los cálculos de la institución reportan variación del índice de precios al consumidor en un 100 por ciento mensual.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario