“Quería enterrar a mi bebé, no me importaba si era en esa caja fea y vieja”



Neumonía basal izquierda fue el resultado que arrojó la autopsia practicada ayer a un niño de 1 año de edad en la morgue de Bello Monte. De acuerdo con la versión de su progenitora, quien pidió se reservara de su identidad, el infante sufrió complicaciones respiratorias debido a la quema de un cúmulo de basura en el sector La Chivera de la Cota 905. “El humo entró en la casa, donde vivo con el resto de mis cuatro hijos menores”, señaló.

El miércoles en la madrugada, la mujer llevó a su hijo a la clínica popular de El Paraíso porque el niño convulsionó. De allí lo remitieron al hospital Miguel Pérez Carreño porque no podía respirar y murió minutos después de ser ingresado.

Luego de los trámites de rigor, la madre se preparaba para el sepelio y para dar la cristiana sepultura, diligencia que se vio truncada porque los trabajadores de los servicios funerarios le indicaron que la producción de ataúdes para niños está paralizada debido al costo de los materiales, por lo que la mujer improvisó el féretro con un cajón de madera que yacía arrumado en un rincón de su vivienda.

“Quería enterrar a mi bebé, no me importaba si era en esa caja fea y vieja”, dijo la madre llorando desconsoladamente. Recordó que hacía una semana un conocido de la familia, residenciado en la parroquia Antímano, había confeccionado un ataúd para su hijo porque tampoco lo conseguía en las funerarias y los que le ofrecían superaban los 4 millones de bolívares.

“Le di el cajón al señor y me lo transformó completamente en menos de dos días. Lo lijó y pintó de blanco, por dentro y por fuera. También le colocó una almohadita que forró con tela satinada de color blanco. En la tapa le hizo una abertura donde colocó el vidrio. El señor no me cobró ni medio”, agregó.

La mujer es ama de casa y madre de cuatro hijos: uno de 2 meses de nacido y los otros de 5, 6 y 8 años de edad. Indicó que la basura se acumula en la parte alta de los barrios, por lo que los vecinos se ven en la necesidad de quemarla a diario.

CIFRA
4 millones de bolívares cuestan los ataúdes para niños. Son de confección básica y madera simple.
Alejandro Bastidas, representantes de una funeraria al ser consultado sobre los precios dijo que varían de acuerdo a la calidad.
"A precios del 2017, los más baratos cuestan entre ocho y nueve millones de bolívares, son de MDF. Las llamadas urnas Latuoche son de metal y cuestan entre 12 y 14 millones de bolívares. Los sarcófagos C4 le siguen por 16 millones, hay variedad de precios pueden llegar hasta 30 millones de bolívares," indicó el trabajador funerario.

Fuente